Ignacio Vidal Miralles, más conocido como Nacho Vidal, fue engendrado en El Campello (Alicante) y llegó del Hércules a lo 14 años, en su etapa como Cadete B. Por entonces, el joven alicantino no era el lateral derecho que conocemos hoy, sino que empezó como defensa central, quizás por eso tuvo una explosión más tardía que el resto de sus compañeros. Fue en el Juvenil B cuando se le reubicó ahí. En la temporada 16-17 fue una de las piezas importantes para Curro Torres, ya que fue el jugador que más minutos disputó del Mestalla (3.230) en la liga en la que casi se consigue el ascenso a Segunda. Posteriormente se le hizo contrato con el primer equipo junto a su compañero Nacho Gil.

“No ha sufrido ninguna lesión y no es casualidad. Fue de los mejores en las pruebas físicas y es reconocido por sus propios compañeros como un profesional. “Es de los que entra el primero a Paterna y sale el último tratándose y cuidándose. ¡Así de fuerte está!”. Sacrificio, honradez y compromiso. Son algunos de sus valores. Esos que tanto se echaron de menos en el primer equipo este temporada. Por si fuera poco, es polivalente -ha cumplido con nota a pierna cambiada en la izquierda- y tiene jerarquía. Es uno de los capitanes del vestuario. También una cabeza bien amueblada. Nacho alterna el fútbol con sus estudios de Fisioterapia en la Univeridad de València. Ya sólo le queda un año”. 

Superdeporte sobre Nacho Vidal (7 de junio, 2017)

Pese a empezar en posiciones más retrasadas, se trata de un perfil de carrilero derecho de largo recorrido, con un carácter muy ofensivo y que ha ido ganando oficio con el paso de las temporadas. Hoy se le puede considerar un defensor más que aceptable, también por ese puntito de velocidad que le sirve tanto para atacar como para defender mejor. Posee un buen 1 contra 1 y llega fácil hasta el campo contrario, lo que esta temporada le ha permitido destaparse con 3 goles, una cifra nada desdeñable para un futbolista en su posición. Su buena diestra le permite sacar siempre buenos centros y probar disparos de media distancia de vez en cuando con bastante peligro. Además, domina muy bien su pierna mala, lo que amplia su abanico de posibilidades ofensivas y le permite actuar también en la izquierda.

Su mayor ‘pero’ quizás sea sobre si su nivel realmente le llega ya para la élite, sin tener un paso previo por Segunda. Sin embargo, esto no deja de ser una mera hipótesis. Todo es verle competir con mejores compañeros al lado para que se adapte rápidamente. En lo referido a lo táctico, a Vidal a veces le cuesta no perder la posición ya que le gusta mucho quitarse la correa que a veces otorga el jugar en banda. Le gusta mucho atacar y le gusta mucho interiorizar, lo cual a veces es un problema si se produce alguna pérdida. Y habrá que ver cómo casa eso con el orden defensivo que quiere imponer Marcelino durante las próximas dos campañas. Quizás deban encontrar un término medio entre el pragmatismo del asturiano y la libertad del jugador.

PERFIL REALIZADO CON LA COLABORACIÓN FUNDAMENTAL DE RUBÉN ALVIR, ENTRENADOR NACIONAL DE FÚTBOL Y SEGUIDOR HABITUAL DE LAS CATEGORÍAS INFERIORES DEL VALENCIA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s