Eugeni Valderrama Domènech llegó en el verano de 2016 como el mejor jugador del Grupo 3 de Segunda B según Radio MARCA Barcelona. Nacido en 1994, es canterano del Nàstic de Tarragona abandonó su ciudad para fichar por el Sevilla Atlético. Tras pasar por Lleida y Badalona acabó en el Mestalla de Curro Torres, donde fue indiscutible en la temporada en la que casi se consigue el ascenso. Es un jugador ciertamente polivalente: se trata de un interior ofensivo que bien puede actuar de mediapunta, de mediocentro e incluso en banda, aunque su sitio está en el centro del campo.

“Es evidente que un futbolista no puede jugar en el Mestalla por haber hecho sólo un buen partido. Pero seguro que, en el caso de Eugeni Valderrama, el recital que ofreció hace dos meses en el Antonio Puchades jugando con la camiseta del Badalona, ha tenido su peso para que la dirección deportiva del Valencia haya dado el visto bueno para su contratación. Aquel día Eugeni fue el faro ofensivo de su equipo demostrando su capacidad para distribuir tanto en largo como en corto. Esta temporada, además, ha sido el máximo goleador del Badalona con siete tantos”.

Diario de Mestalla sobre Eugeni, justo al fichar por el Valencia

Se trata de un perfil de futbolista que ha ido haciéndose más completo según ha ido transcurriendo la campaña. Nada más llegar, Pako Ayestarán se lo llevó a la pretemporada con el primer equipo. Ahí demostró sus principales cualidades: era un interior con visión, -eso sí- lento de movimientos y reacción, con buena capacidad para asociarse en el centro (algo así como un prototipo de Parejo). Conforme fueron pasando las jornadas, Eugeni le quitó el puesto a Villalba y se hizo importante en el plan de Curro. Ahí empezaron a aflorar cualidades más oscuras como el trabajo, cierta inteligencia táctica o la colocación. Ha terminado siendo un jugador de equipo, siempre útil y que pocas veces ha desentonado en cuestiones más defensivas, al contrario de lo que se podía esperar.

También goza de un gran golpeo, tanto de media distancia como a balón parado, habiendo llegado incluso a anotar un gol olímpico ante el Ebro que supuso el 1-1 en Zaragoza.

Su principal tara es la que hace que no sea, casi de inmediato, futbolista de Primera: es un jugador que lo hace todo un segundo tarde. Tiene una capacidad de reacción y de movimiento con el balón no apta para el fútbol de élite, especialmente en la parcela ofensiva. Además, no ha demostrado tener mucho gol pese a las buenas cifras que sí demostró en Badalona (cosas del sistema, supongo). Hoy por hoy tiene potencial de sobra, pero no nivel para tanto. Con este compendio de características, Rubén Alvir comenta la posibilidad de que “se le pudiese probar de ‘6’ alguna vez”. Lo cierto es que podría tener cierto sentido. Sería hacer el recorrido contrario a Carlos Soler. ¿Se atreverá alguien o, simplemente, tratará de mejorar en estos aspectos?

PERFIL REALIZADO CON LA COLABORACIÓN FUNDAMENTAL DE RUBÉN ALVIR, ENTRENADOR NACIONAL DE FÚTBOL Y SEGUIDOR HABITUAL DE LAS CATEGORÍAS INFERIORES DEL VALENCIA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s