Mucho se habla -y con razón- del rendimiento defensivo del Valencia desde hace un par de temporadas. Pero a diferencia de otros equipos que sí pueden tener su principal tara en la zona de los centrales, al equipo dirigido por Voro no son los nombres lo que le fallan. Hace dos o tres años, casi cualquier equipo de Europa habría pagado una fortuna por tener la terna de defensores que forman Garay, Abdennour y Mangala. De hecho, el club levantino ha desembolsado 50 millones por los dos primeros y tendrá que pagar 20 más si quiere fichar al tercero. Entonces, ¿dónde está el problema? El Valencia ha encajado 47 goles hasta antes del inicio de la jornada 28. Sólo tienen peores cifras Sporting de Gijón (56), Granada (55) y Osasuna (65), los tres en puestos de descenso. Esto tiene una respuesta más allá de lo evidente.

Empecemos por dar una serie de datos más que llamativos. ¿Sabéis quién es el central che con mejores estadísticas? Os sorprenderá saber que no es ninguno de los tres mencionados, sino el cuarto: Aderlan Santos. El brasileño de 27 años realiza 1.9 entradas por partido (las mismas que Mangala), logra 3.5 intercepciones, comete sólo 1.1 faltas por encuentro y es el segundo que más despeja (5 por encuentro, un poco menos que el argentino). Además, el ex del Braga es el que más porcentaje de acierto tiene en el pase con un 83.7%. Esto se debe a su poco riesgo en los pases: sabe que su peor defecto es su poca técnica y su inseguridad con el balón en los pies, así que no suele tomar responsabilidades en la salida; dicha tarea suele corresponderle a Garay (77.9%). Podéis comprobar los datos completos en la imagen de abajo (WhoScored).

imagen 1 (1)

¿Y qué ocurre si, por curiosidad, comparamos a Santos con tres de los mejores centrales a nivel nacional? Le juntamos con Gerard Piqué, Íñigo Martínez y Víctor Ruiz, cuya temporada está rozando el sobresaliente, salvo excepciones puntuales. ¿Qué creéis que ocurre? Efectivamente, el cuarto defensor del Valencia vuelve a superarlos a todos. Más allá de la diferencia de minutos entre todos ellos, esto quiere decir una cosa: los centrales del Valencia están sobreexigidos. El equipo de Voro era hasta la jornada 20 el tercer equipo que menos disparos necesita para encajar un gol desde la jornada 11: sólo 5.86 frente a los, por ejemplo, 19.43 del Villarreal. Esto quiere decir, entre otras cosas, que si cada equipo recibe 20 tiros a puerta, el Valencia encajará 3 goles y el Submarino solamente 1 (datos de Fútbol Avanzado, aquí). Así es ciertamente complicado competir por un puesto en Europa.

imagen 2

Entonces, si los centrales tienen estadísticas altas, ¿cómo es que el Valencia encaja tantísimos goles? La respuesta la dan el resto de zonas del campo: laterales que no cierran bien y que permiten demasiados centros al área, la ausencia de un mediocentro posicional que dé un rendimiento aceptable, la flojísima defensa del balón parado (6 goles encajados así, sólo por detrás de Málaga y Osasuna), la falta de ayudas en banda durante buena parte de la temporada e incluso la ausencia de un goleador, lo cual a veces lastra a nivel psicológico. Si Santos, Garay, Abdennour y Mangala tienen datos elevados (o, al menos, no están tan lejos del resto de centrales top del resto de equipos), es porque en Valencia están obligados a intervenir más veces de las habituales. Voy a intentar explicar los dos primeros puntos, los cuales los considero más importantes que el resto.

Los laterales y las ayudas

Gran parte del problema defensivo del Valencia está en sus bandas. No hay especialistas defensivos en los laterales, lo cual está resultando ser un lastre considerable. En la primera etapa de Nuno nos encontramos con un Barragán muy correcto que se limitaba a trabajar y con un Gayà soberbio físicamente que apenas sufrió en sus emparejamientos. A esto cabe sumarle un Lucas Orban (éste sí era de perfil defensivo) que siempre rozaba el notable cuando le tocaba participar. Hoy a Barragán le suple Montoya, quien casi es un lateral con alma de centrocampista si valoramos sus mejores cualidades (buena salida de balón, combinación e incluso cierta llegada). Gayà hace año y medio que físicamente no está al 100% y no llega a donde llegaba antes, ni arriba ni abajo. Para colmo, a Orban le suple un Siqueira (¿no hace falta recalcar las cualidades defensivas de Guilherme, no?) con el que ni siquiera se puede contar, prácticamente. Y de Cancelo ni hablamos, porque no se le puede considerar lateral.

A esto hay que sumarle que Munir y sobre todo Nani no son especialmente solidarios en las ayudas. Con este panorama se producen goles como el primero de Sergi Enrich en el 0-4 del Eibar en Mestalla o el gol de Boateng en el 2-4 de la primera jornada. Y así podemos encontrar bastantes. Los centrales están expuestos a peligros desde todos los flancos, así que lo lógico es que terminen fallando. Es entonces cuando los focos se sitúan encima de ellos cuando muchas de veces sólo son víctimas de las circunstancias. El fallo siempre se ve más cuanto más cerca está del último disparo, pero lo cierto es que un gol es una concatenación de errores: el delantero que no marca, el centrocampista que permite la transición, el lateral que cierra mal (como para en el Valencia) y el portero que ya no hace los milagros de antaño. Pero no dejan de ser milagros, rendimientos excepcionales. No todos son Buffon.

La ausencia de un eje rompe el bloque

Tras la venta de Javi Fuego, el Valencia no ha fichado a alguien de ese perfil para sostener el centro del campo. Todo equipo (salvo excepciones), bajo mi punto de vista, debe construirse a partir de un centrocampista capaz de equilibrarlo todo. Hagamos repaso: Casemiro, Busquets, Gabi-Tiago, Illarramendi, Bruno, Dani García, Radoja, Roque Mesa-Vicente Gómez, Marcos Llorente-Dani Torres, Camacho, Iturraspe… ¿Qué tiene el equipo de Peter Lim? Mario Suárez y Enzo Pérez. El primero no puede ser considerado un pivote al uso, sino más bien un centrocampista mixto en bajísima forma sobre el que habría que debatir si tiene el suficiente nivel para un equipo de estas características. El segundo no puede ser un eje, sino un complemento. Lo explicaron a la perfección Abel Rojas y Miguel Quintana en Ecos del Balón: “El argentino juega ahí porque corre mucho, pero el problema es que corre demasiado, muy mal y, además, casi siempre llega tarde. (…) Un mediocentro debe estar, no llegar”.

Así ocurre que, ante la ausencia de una pieza de nivel que sujete el centro del campo, que armonice, que equilibre y que filtre los ataques rivales a los defensores que tiene detrás, el equipo se rompe. Como consecuencia, es muy fácil llegar hasta el borde del área valencianista, donde basta un poco de calidad (o forzar un fallo) para llegar a Diego Alves. Un jugador con el balón en los pies casi siempre va a tener ventaja sobre el que no lo tiene, por eso es necesario un sistema defensivo colectivo: porque en un emparejamiento 1 vs. 1, el que tiene la pelota posee la ventaja de saber lo que va a hacer, no así el rival.

¿Una posible solución a la vista?

Salvador González ‘Voro’ tiene que encontrar la solución y puede que haya dado con ella, pero no depende sólo de él. El Valencia consiguió encadenar dos victorias y tres buenas sensaciones ante el Espanyol (2-1), el Villarreal (0-2) y Las Palmas (3-1, derrota). Todas tenían como denominador común la columna vertebral y el estilo de juego. Garay atrás acompañado por Santos o Mangala, Soler-Parejo en el centro del campo llevando al equipo a dominar el partido a partir de la posesión y Nani poniendo la calidad en los últimos metros. Todo pareció mejorar sobremanera cuando aumentaron las posesiones: se expusieron menos en la retaguardia y demostraron la indiscutible calidad que tienen de ¾ hacia arriba. Y eso que aún falta Orellana por entrar, por lo que esto aún se multiplicará con la capacidad de cohesión del chileno.

Análisis publicado para El Nueve y Medio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s