Los fichajes se están haciendo de rogar, pero van llegando paulatinamente. El Valencia ha oficializado el fichaje de Martín Montoya para las próximas 4 temporadas (2020). El canterano del Barcelona llega libre y ejercerá como recambio de Antonio Barragán, quien partió a Middlesbrough a razón de 2’7 millones de euros. Parece un buen negocio, a priori, vender al de 29 años para traer gratis a uno de 25 con un nivel de Primera ciertamente contrastado. Sin embargo, entre la afición hay mucho calor y frío con su llegada, como viene siendo habitual. ¿Es realmente el de Gavà un buen lateral? ¿Qué puede aportar a niveles defensivo y ofensivo? Hoy enriquecemos este artículo con dos grandes analistas como son Albert Morén (EUMD y Ecos del Balón) y Antonio Durán (Beticismo y El 9 y Medio) para contestar a éstas y a otras muchísimas más cuestiones que plantea la compra.

En primer lugar, la pregunta que nos surge va relacionada con la inmediatez, ya que a grandes rasgos, todos sabemos quién es y de dónde sale el jugador. ¿Cómo lo hizo Montoya en su cesión al Betis? Antonio Durán ha explicado cosas muy interesantes y muy positivas del defensor, empezando por el revulsivo que resultó ser. “Llegado al Betis, Montoya resultó ser un verdadero soplo de frescor para los andaluces, que hasta febrero se desangraban periódicamente por las bandas. Además de cubrir la baja de Piccini, el lateral catalán fue uno de los nombres que mejor personificó los contrastes entre Mel y Merino“, ha empezado diciéndome.

“A tenor de su nuevo técnico, el cuadro verdiblanco ganó musculatura, aseó su salida de balón y mejoró su situación en la tabla; y Montoya tuvo mucho que ver en ello. Martín debutó en Heliópolis el 7 de febrero, precisamente ante el Valencia, y ya entonces abortó todas y cada una de las embestidas de Denis Cheryshev. Aunque lo mejor estaba por llegar. El de Gavà no tardó en asumir galones y Merino le hizo protagonista con el balón. Tanto que el lateral acabó la temporada siendo el futbolista bético con más pases completados por encuentro (33.25), por delante de jugadores Petros o Ceballos. Hay que decir que pese a gozar de importancia en el nacimiento de la jugada, Montoya sí comedía su recorrido, una condición que en Mestalla cambiará. A buen seguro, Ayestarán querrá que el catalán no sólo tome la iniciativa; también la altura.

El Valencia, eso sí, incorpora a un hombre físicamente muy por encima de la media de la Liga. No en vano, el relieve actual de Montoya se palpa en cifras correspondientes a tareas ‘sucias’ o poco sofisticadas: durante sus meses en Sevilla el ex culé fue segundo en tackles (3’2), segundo en intercepciones (3’3) ó sexto en saltos ganados (1’7) de todo el conjunto bético. Su paso por allí ha sido tan satisfactorio que durante siete partidos Merino lo desplazó a la izquierda para suplir a Juan Vargas y su rendimiento no bajó ni un ápice. Que triunfe o no en una plaza tan complicada como es la ché lo decidirá el tiempo”. 

Pero quizá esta información requiera algo de contexto, y nadie mejor que Albert Morén para explicarnos qué fue en sus inicios, qué fue en el Barcelona y qué es hoy en día a nivel técnico y táctico Martín Montoya.

¿Quién es Martín Montoya y en qué posiciones puede jugar?

Montoya es el lateral derecho por antonomasia producido por La Masia en los últimos años. Aunque ahora el primer equipo haya redescubierto a Sergi Roberto en ese puesto, desde juveniles a su salto con los mayores Martín fue el futbolista señalado para una demarcación en la que la cantera azulgrana no ha sido especialmente prolífica.

Desde muy pronto se vio en él al futbolista que en el mejor de los casos haría suya la banda derecha de la defensa culé y que, siendo más realistas, podría garantizar un relevo competente a un titular capaz de marcar más diferencias que él. Un canterano cumplidor que permitiera ahorrarse un fichaje en la rotación. Sin embargo, tras alcanzar la primera plantilla después de haber jugado mucho y bien en el filial, dando señales de estar ya más hecho que el resto de canteranos de su generación -convocatoria para la selección absoluta incluida-, la línea de juego y rendimiento de Montoya fue en una línea claramente descendente, apartándose no ya de lo que un día apuntó sino de lo que había evidenciado ser, precipitando así su salida del Barça.

Con una primera parada en el Inter nada fructífera, recalar a mitad de la temporada pasada como cedido en el Betis le sirvió para recuperar sensaciones, ganar confianza y mostrarse como aquel lateral regular y cumplidor que había sido, aunque en Sevilla a menudo tuviera que hacerlo también desde la banda izquierda, rindiendo bien a pierna cambiada en una posición que no le era extraña del todo. Volvió a parecer aquel Montoya del que siempre se espero que, como mínimo, pudiera hacer carrera en Primera División.

¿Qué virtudes, tanto ofensivas como defensivas, le ves? ¿Y defectos?

Antes de su fallido paso por el primer equipo del Barça, Montoya siempre se había caracterizado en categorías inferiores por su seriedad defensiva. Rápido, reactivo y con un centro de gravedad bajo, se mostraba como un lateral capaz de aguantarle la carrera al delantero y de reaccionar a tiempo para meter el pie cuando intentaban desbordarle. Que en un equipo como el azulgrana las situaciones defensivas a las que responder sobre todo tuvieran que ver con la carrera y la anticipación, casaban muy bien con sus virtudes recuperadoras y minimizaban el hecho de que su voluntariosa actitud táctica no siempre fuera acompañada de la mejor de las lecturas. Siempre esforzado, quizá por eso cuando más bajo fue su nivel en el Barça terminara por mostrarse como una debilidad atrás que nunca debería haber sido.

Como además Montoya posee un físico que le permite un grado de constancia muy alto tanto a lo largo de la temporada como de los partidos, su aportación tenía también una cara ofensiva siempre requerida en un equipo de tanta vocación de ataque. En este sentido, su principal virtud siempre fueron las enseñanzas mamadas desde muy temprano, que le permitían estar en todo momento en el lugar que pedía la jugada o contar con un timming especialmente puntual a la hora de proyectarse por banda. Su problema es que tras ese acierto, digamos, mecánico, se esconde una calidad técnica y una toma de decisiones bastante más discretas, debido a lo cual el jugador agradece las soluciones pautadas y simples antes que escenarios demasiado abiertos con multitud de opciones. Por ejemplo, tener automatizadas las referencias para el centro por alto o a ras de césped.

Por eso, si bien arriba puede tender al error más de los deseado, atrás es un jugador que puede resultar útil acompañando la salida de balón, pues por formación sabe buscar al compañero libre y no le quema el cuero si su equipo opta por iniciar en corto. Es algo de lo que sacó provecho el Betis el curso anterior, ya que situado a pierna cambiada en la izquierda lograba una conexión interesante con el centrocampista más próximo hacia el interior.

A nivel personal, ¿te parece un buen fichaje? ¿Crees que mejora a Barragán?

El éxito o fracaso de su fichaje por el Valencia creo que dependerá de cuál de los dos Montoyas se vean en Mestalla. Si es el que siempre había sido en la cantera azulgrana hasta llegar al primer equipo o el que fue la temporada pasada en el Betis, es decir, el cumplidor, el que es capaz de defender bien su carril, de no restar en ataque y de asegurar una línea de rendimiento regular y segura, probablemente vaya a ser un fichaje que funcione, bien como alternativa al once o como recurso del entrenador para reforzar su zona en determinados momentos. Un soldado en el que confiar. Si por el contrario el Valencia se encuentra al Montoya que se hundió en el Barça, va a tener en él a un jugador con problemas delante y atrás del que se podrá fiar muy poco. Sus buenos meses en el Betis y lo que el jugador siempre apuntó ser hacen pensar que lo normal es ver a un Montoya que, cuanto menos, sea un más que correcto recambio de BarragánPersonalmente soy optimista, aunque recelo un poco de la continuidad que puede quitarle tener por delante a un lateral como Cancelo si el portugués se afianza en el once.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s