Pese a que Nuno no lo considere una final (“Es sólo un partido más”, dice), lo cierto es que todos sabemos que lo del domingo es la oportunidad perfecta para dar un golpe encima de la mesa y, quizás, el partido más importante de la temporada para el Valencia… (sí, estoy obviando el fracaso en Copa). Con 53 puntos y sólo a uno de diferencia del Atlético de Madrid, la 3ª plaza está en juego. Los del ‘Cholo’ llegan en un momento de forma irregular, con algunas dudas y -lo más importante- con dos bajas clave: Miranda y Griezmann. A raíz de la aplastante victoria ante el Real Madrid (4-0), sólo fueron capaces de vencer en casa al Almería (3-0). Cayeron en Balaídos tras una exhibición de Nolito (2-0) y volvieron a caer en el BayArena de Leverkusen (1-0) con el gol de Çalhanoğlu. En la última jornada de Liga, volvieron a dejarse dos puntos en el Pizjuán (0-0) en un partido donde el Sevilla dispuso de las mejores ocasiones.

Orden y oportunismo, los puntos fuertes

Este Atleti ha cambiado respecto al del año pasado. Aunque es algo relativamente evidente por las importantes bajas que sufrieron en verano, hay que destacarlo: siguen manteniendo el orden que les permitió ser competitivos y siguen siendo un bloque coordinado en la presión, aunque las ventas de Diego Costa y Filipe Luis restaron un puntito de intensidad en este sentido. A cambio, Mario Mandžukić y Siqueira estarán, salvo sorpresa, en el once de Simeone. El croata tiene clara su función: aguantar balones arriba, prolongar los balones aéreos para los desmarques de Fernando Torres (quien debería acompañarle en el ataque) y servir de apoyo constante en el área y fuera de ella. Pese a ser un delantero grande, goza de bastante movilidad y seguramente le veamos cayendo a banda para aprovechar su superioridad física.

Sinceramente, me tranquiliza la baja de Antoine Griezmann (acumulación de amarillas) más que la de Miranda. Su sustituto, pese a estar recuperando la chispa (buenos detalles contra el Almería) y pese a ser un delantero móvil como él, no tiene el dinamismo del francés. Si estudiamos su influencia en este equipo, vemos lo importante que es. Mandžukić suele ser el núcleo y Griezmann el jugador que flota a su alrededor: se mueve por la derecha del ataque, por la izquierda, es profundo, cae a banda… Por el contrario, con la -supuesta- titularidad de Torres, el Atlético gana en oportunismo, pero se vuelve más previsible y pierde algo de gol.

Lo que más caracteriza al equipo colchonero es el orden sin balón. Un marcado 4-4-2 con dos líneas de presión bien definidas: Mandžukić y Torres dificultarán la salida de balón de Otamendi, Mustafi y Javi Fuego; unos metros por detrás, presumiblemente estarán Arda, Gabi, Tiago y Koke, aunque existe la posibilidad de que Raúl García entre en el once en banda o arriba. Esta formación se ve ligeramente alterada cuando el Atlético transita hacia arriba: Arda suele adelantar su posición formando prácticamente un 4-3-3 con Koke y Gabi (encargados del balón parado) como interiores. Además, no hace falta ni mencionar el peligro a balón parado: Godín, Giménez (suplirá a Miranda), Tiago, Mandžukić o el mismo Raúl García, son excelentes en el juego aéreo. 

Otro de los puntos a valorar son los laterales: tanto Juanfran como Siqueira (si juega Gámez, en menor medida) son muy ofensivos y siempre que tienen la ocasión suben hasta la línea de fondo. Suelen aprovechar esa conversión al 4-3-3 y el espacio que dejan Koke y Arda (tienden a irse hacia adentro). Es especialmente peligroso el ex-volante de Osasuna (Juanfran), quien hace valer sus habilidades como atacante y ha aprendido a ser muy solvente en la defensa.

La conclusión es que este Atlético de Madrid es un equipo generoso en las ayudas que vive del colectivo, como ya hiciera el año pasado. Tiene varias armas para generar peligro, pero que su favorita es el juego vertical y el balón parado. Evidentemente, tiene más puntos débiles que el año pasado y el Valencia puede aprovecharse de ellos si los detecta rápido.

Foto: Goal.com
Foto: Goal.com

Transiciones rápidas y desorden, puntos débiles

No hay nada peor para el Atlético que el desorden y aunque es complicado, se puede conseguir.  Lo más sencillo sería que Nuno sacrificara a Enzo Pérez para volver a incluir a André Gomes en el once. El joven interior luso, si juega en una posición centrada, es el jugador que más daño puede hacer. Recibiendo en el centro del campo o a espaldas de los mediocentros atléticos, es capaz de girar al rival y de hacerles correr hacia atrás (ejemplo: su partido ante el Barcelona). Él es desequilibrio y caos en el Valencia de la disciplina. Es capaz volver loco a un equipo. Sin embargo, lo normal es que el entrenador ché prefiera el trabajo del argentino para no arriesgar fuera de casa. Porque esto también es importante recordarlo, pese a la adrenalina extra que dan estos partidos: el Valencia baja su rendimiento fuera de casa.

Pero no sólo André Gomes puede hacerle daño al Atlético. La profundidad de sus laterales hace que muchas veces descuiden su espalda. Sobre todo me refiero al ex del Benfica y sustituto de Filipe Luis. Siqueira se prodiga mucho en ataque y le cuesta mucho más defender. Feghouli y Barragán serán los encargados de atacar esa banda, e incluso puede que veamos a Negredo cayendo ahí para aprovechar los saques largos de Alves. Por su parte, Piatti y Gayà deberán estar más atentos a Juanfran y Arda, e incluso puede que reciban ayudas con Mandžukić.

La otra forma de desordenar al conjunto del Manzanares es como ya lo hiciera el Bayer Leverkusen: transitando rápido. En el partido de Champions, vimos a Bellarabi, Son y Çalhanoğlu poner en aprietos constantes al centro del campo rojiblanco. Sus armas: mucha presión, no dejarles salir desde atrás (obligarles a jugar en largo) y forzar errores. La descolocación defensiva y el desborde de Bellarabi derivó en el gol del precoz talento turco. El Valencia también tiene armas para provocar esto, pero debe partir de una defensa sólida y de una presión ordenada e intensa. Otamendi se las verá con Mandžukić en uno de los duelos del partido, seguramente. Por físico, es el argentino quien debe evitar las recepciones del tanque croata.

Los cambios y los posibles onces 

Diego Pablo Simeone, con las bajas ya citadas de Griezmann y Miranda, imagino que alineará a Torres y Giménez (Lucas Hernández sería la otra opción, aunque lo dudo) para suplirles. Sin embargo, hay más posibilidades. Mario Suárez o Saúl podrían entrar para formar con un 4-1-4-1 en el centro del campo como ya hiciese ante el Sevilla; Raúl García -ya mencionado antes- podría entrar en banda o arriba para aumentar el poderío aéreo y el trabajo defensivo; e incluso Jesús Gámez podría jugar en el lateral a pierna cambiada, en lugar de Siqueira.

En el Valencia, Nuno ha demostrado ser imprevisible en cuanto a las alineaciones. Lo normal sería repetir el 4-3-3 que tan buen resultado ha dado en casi todos los partidos. Pese a ello, las posibilidades son múltiples. Con la recuperación y convocatoria de Alcácer, un sistema con dos delanteros no es descartable (3-5-2). La principal duda en el once es saber si Enzo o André Gomes, si Feghouli o Rodrigo; la duda secundaria es saber si Otamendi llega el 100% tras su esguince de grado II el pasado domingo, aunque parece que su prodigioso físico ha vuelto a obrar el milagro y será titular.

Atletico de Madrid vs Valencia C.F - La Liga - Football tactics and formations
Onces posibles de ambos equipos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s